Chile Comercios

COMUNAS DE SANTIAGO

   

Contacto Automotoras

Inmobiliarias

Para Empresas Educación Personajes Farmacias Inicio

    

 

 

COMUNAS EN SANTIAGO - COMUNAS_DE_SANTIAGO:_RESEÑA_HISTORICA - GENERALIDADES COMUNAS_DE_SANTIAGO - TOPOGRAFÍA_DE_LAS_COMUNAS_DE_SANTIAGO - HIDROGRAFÍA_DE_LAS_COMUNAS_DE_SANTIAGO CLIMA COMUNAS_DE_SANTIAGO - MAPA_DE_LAS_COMUNAS_DE_SANTIAGO_DE_CHILE -

 

1

2

 

COMUNAS EN SANTIAGO - Santiago - Chile.

COMUNAS DE SANTIAGO: RESEÑA HISTORICA - volver -

Santiago se fundó en 1541 al pie de la cordillera de los Andes, entre dos brazos del río Mapocho, cerca del Cerro Huelén.  Los primeros planos muestran el contraste entre una trama regular en damero y la configuración natural del río y del cerro.

Las leyes de Indias definen un orden y un sistema formal urbano: "Cuando hagan la planta  del lugar, repártanla por sus plazas, calles y soleras, a cordel y regla, comenzando desde la Plaza Mayor y sacando desde ella las calles a las puertas y caminos principales y dejando tanto compás abierto, que aunque la población vaya en gran crecimiento se pueda siempre proseguir y dilatar en la misma forma".  "Procuren tener el agua cerca, muros regulares medianamente levantados  que gocen descubiertos los vientos del norte y mediodía y si hubiere de tener cierros, y puertas, sea por la parte de levante y poniente".  La herencia se ha perpetuado hasta nuestros días.  Sobre las colinas de Valparaíso se construye todavía al compás y a la regla;  Castro, Valdivia, Curacautín y Puyuhuapi  han sido construidas de la misma manera.  En Chile, la geometría prima sobre el criterio topográfico y la adaptación local.  Las leyes de Indias son enunciadas hacia 1770, ningún antecedente probatorio indica que hayan sido conocidas o difundidas en América antes de que se realizaran  los trazados de las ciudades.  El damero parece ser una invención de los conquistadores, inscrito posteriormente en la ley.

Los elementos geográficos se integran progresivamente a la estructura urbana:  el cerro Huelén quedará rodeado de construcciones desde el siglo XIX para transformarse finalmente en centro topográfico de la aglomeración.  Rebautizado como cerro Santa Lucía, ha servido sucesivamente de contrafuerte, baluarte y mirador antes de transformarse en lugar de paseo en el siglo XIX.

El cerro San Cristóbal, que cuenta con una estatua de la Virgen desde 1910 y un funicular desde 1925, es hoy día el gran parque metropolitano.  Los contornos naturales despejados de los orígenes han dado paso a verdaderos parques urbanos.  Los canales y zanjones de desagüe y riego utilizados especialmente en los siglos XVII, XVIII  y XIX son también componentes importantes y a veces desconocidos de la estructura de la ciudad.  Dan nacimiento a calles que marcan los límites entre los barrios y se convierten poco a poco en ejes importantes.

En el siglo XIX los transportes públicos, las vías férreas, los parques y los edificios públicos se integran en el sistema general.  El plano en damero organizará un crecimiento urbano regular hasta el siglo XX, incluso en comunas contiguas a Santiago.

Después de 1950, una extensión muy rápida de la urbanización seguirá lógicas en ruptura con aquella de la trama de fundación adoptada durante cuatro siglos.

 Santiago entre 1541 - 1820, LA CIUDAD COLONIAL

Durante e período colonial no hay modificaciones importantes en la estructura urbana.  En cambio, se desarrollan las infraestructuras: tajamares del río Mapocho, canal San Carlos, canales menores, sistema de cajas de agua.

 Santiago  entre  1541, la Fundación de la Ciudad

El 19 de enero de 1541, el capitán Pedro de Valdivia  atraviesa el distrito aurífero  del estero de Marga Marga, desciende  el valle de Melipilla, pasa por Casablanca, sube a Talagante y Cerrillos por el sur,  para alcanzar los faldeos del cerro San Cristóbal en un valle cruzado por los dos brazos del río Mapocho que se extiende hacia el sur.  El 12 de febrero de 1541 funda "Santiago del Nuevo Extremo", la capital  de lo que sería el reino de Chile.  El 24 del mismo mes toma posesión del lugar y en su primera carta al rey de España escribe:

"Al norte del río Mapocho y de su comarca", "que en sus siete valles no había encontrado más de 8000 aborígenes, y éstos, esparcidos, aislados, viviendo cada parcialidad casi ajena a la existencia de su vecina".

El plano de Santiago se establece por ordenanza real.  Pedro de Valdivia, asesorado por su alarife Gamboa, procede al trazado de la ciudad al pie del cerro Huelén, entre los dos brazos del río Mapocho: una trama cuadriculada de calles con orientación norte - sur y oriente - poniente de 10 metros de ancho y manzanas de 115 metros divididas en cuatro terrenos para edificar.  Según Thayer Ojeda, la ciudad comprende nueve calles orientadas de oriente a poniente y una quincena de calles orientadas de  norte a sur; el conjunto forma 126 manzanas.  El centro de la ciudad  está ocupado por la Plaza Mayor, rodeada por las principales calles (Catedral, Compañía, Estado y Ahumada) y las grandes instituciones:  la catedral, el cabildo, el arzobispado y los portales comerciales.  La trama se llena progresivamente, creando así una geometría uniforme resultado  de las calles perpendiculares y las construcciones de fachadas  continuas y techos  cubiertos de tejas de arcilla.  En 1558 hay cuarenta manzanas ocupadas; en 1580, todas están ocupadas.  Los límites de la ciudad son al norte el canal de Huechuraba, o de Flores, más allá del cual comienzan las tierras de El Salto y al oriente el cerro Santa Lucía.

La precariedad de la existencia durante la colonia

El 11 de septiembre de 1541, Michimalonco, cacique de la región, destruye y quema Santiago.  Es el inicio de un período de hambre y miseria para los primeros  colonos españoles  y su corte indígena.

Desde  1542, frecuentes crecidas, consecuencia de las lluvias intensas y los deshielos en la cordillera de los Andes, afectan al Mapocho.  Inundaciones, guerras y terremotos golpean regularmente la ciudad y la dejan en ruinas.  Estos desastres evidencian la extrema precariedad de la existencia en la colonia.  En 1552, un terremoto  que "mal no se recuerda otro en América", según el historiador e intendente Benjamín Vicuña Mackenna, "postró a Santiago todo entero por el suelo en sólo un minuto".

En 1554, comienza a aumentar la cantidad de chacras en la periferia.  Se cultivan hortalizas, legumbres y maíz.  La ley determina los sectores y su incumplimiento se castiga con latigazos.  Hacia 1568 se forman estancias ganaderas en el sector de Pudahuel que representan más de dos mil cabezas de ganado.  Las chacras, que hasta entonces eran distribuidas gratuitamente, comienzan a adquirir un valor comercial.

Aun cuando Santiago se mantiene como capital  oficial, es el "Fuerte Penco", al sur de Concepción, el que desempeña ese rol para el gobierno civil y militar del reino de Chile o Nueva Extremadura.  Rodrigo de Quiroga, tercer gobernador de Chile, consolida su rol de capital.

La construcción en piedra de la primera catedral de la colonia se inicia en 1561 y las obras duran 26 años.  El 5 de julio de 1572 comienza la construcción en adobe y piedra de la iglesia y el convento de San Francisco en la Cañada, hoy avenida Alameda Libertador Bernardo O'Higgins.  Las obras se concluyen 46 años más tarde.

El 17 de marzo de 1575 un sismo destruye las casas de barro ubicadas en los faldeos del cerro San Cristóbal, causando graves daños en los cultivos y en la población.

Hacia 1590 las ratas invaden la ciudad y después una terrible epidemia de viruela diezma la población.  La capital cuenta en  1609 con sólo 200 casas, las cuales son pobres y bajas.  Según el historiador Mariño de Lovera, "fuera de que a la tristeza de sus muros se añadía su soledad, por lo diseminado de su caserío y la escasísima población que la animaba".

Ese año, el día de Pentecostés, las aguas del Mapocho crecen, asolando los campos y la ciudad, haciendo perecer a ciento veinte personas  y más de veinte mil cabezas de ganado.  Hacia el año 1618, una nueva crecida causa desolación y muerte en los potreros del sector  norte de Pudahuel y de la Chimba.  Esto agiliza la construcción de los tajamares a ambos  lados del río Mapocho.  Según el padre jesuita Alonso de Ovalle, en 1646 "Santiago se halla extendida de manera que estando plantada a la falda del cerro, se halla toda rodeada de casas y con buen fondo hacia la parte oriental y lo mismo proporcionadamente por los otros lados".  El 13 de mayo de 1647,  un nuevo terremoto hace decir al obispo Villarroel que "no hubo sino un instante entre el temblor y el caer" y que "el suelo se abre en grietas sulfurosas que infectaban el aire y que desaparecen poco a poco".

El terremoto deja el trágico saldo de seiscientos muertos y cinco a seis mil damnificados sin abrigo.  Se piensa entonces  mudar la capital hacia el norte, probablemente  hacia Quillota, pero los que están a favor de la inamovilidad de la capital de Chile ganan la partida  y la reconstrucción de la ciudad comienza inmediatamente después del desastre.  Benjamín Vicuña Mackenna  anota en 1868 que el plano de la ciudad "consiste sólo en haber llenado una página  en folio de cuadrado de ajedrez con una colina dibujada  al centro.  Resulta  que la aldea de Santiago era en el año de su total  destrucción (terremoto  de 1647) una ciudad tan grande como son hoy (1868) París o Pekín".

Las obras municipales del siglo XVIII

EL 28 de mayo de 1726, el pueblo de Santiago se reúne en un consejo abierto y decreta  la apertura de un canal destinado a unir las aguas del río Maipo al río Mapocho (canal San Carlos) y a transformar en vergel "la inmensa llanura árida e incandescente, nido de fiebres y de bandidos que la rodeaban", ejecutando para el efecto un sistema de canales menores.

Habrá que esperar hasta 1812 para que se realice el conjunto.  El 8 de julio de 1730 se produce otro terremoto devastador, casi toda la ciudad de Santiago es nuevamente  destruida.  Los trabajos de tajamares de los dos bordes del Mapocho continúan entre 1750 y 1778, durante el reino  de los Borbones, a fin de evitar los desastres provocados por las crecidas del río.  Hasta finales del siglo XVIII sólo dos puentes atraviesan el Mapocho, que prosigue libremente su curso.  Se prevé la construcción de un mercado al oriente de la Plaza  de Armas, próximo a la Chimba, en la parte norte de la ciudad.  En 1791, un camino comunica Santiago con el puerto de Valparaíso.  Será utilizado durante 70 años.

 Santiago entre  1820 - 1870, LA CIUDAD REPUBLICANA

Se instaura la nueva república de Chile en 1810.  Santiago es confirmada como capital en 1818.  Esta fase se caracteriza por la formación de la república independiente y la organización política y administrativa del país.  Culmina con las grandes obras de Benjamín Vicuña Mackenna, intendente de Santiago a partir de 1872.  La ciudad republicana  se desarrolla a partir de las guerras de Independencia de 1810 y 1818, pero nuevamente es golpeada el 19 de noviembre de 1822 y el 20 de febrero de 1835 por sendos terremotos que la destruyen parcialmente.  No obstante, Santiago se densifica y su población se duplica entre 1820 (46.000 habitantes) y 1860 (90.000 habitantes).  Hacia 1840, toda la ciudad está ocupada y se crean nuevos barrios periféricos, especialmente al poniente y luego al sur.  La mayor densidad se registra en 1844 (alrededor de 115 habitantes por hectárea).  En 1870 Santiago cuenta con 115.337 habitantes

La continuación del modelo colonial de desarrollo urbano

El desarrollo urbano se apoya en una densificación de la estructura existente a partir de nuevas subdivisiones prediales y por extensiones hacia el poniente, que utilizan el damero, pero adaptándolo.  Una ciudad informal - que no ha sido planificada, se extiende al sur de la Cañada y hacia el norte, en la Chimba, sin adoptar la estructura en damero - resulta de la subdivisión de predios agrícolas y del trazado de caminos.

A partir de 1850 se realizan infraestructuras en los canales y los nuevos trazados.

A comienzos de siglo se construyen canales de irrigación y nuevas defensas en el Mapocho.  Entre 1835 y 1840, se elabora un estudio para la canalización del Mapocho por iniciativa de un  grupo de ciudadanos  que financia el proyecto.  Las aguas del río no serán canalizadas sino en 1865.

A partir de 1850, las calles cubren los canales a tajo abierto de irrigación, drenaje y evacuación de las aguas servidas ejecutados durante el período colonial; ahí se instalan, en plano inclinado, las redes de distribución de gas, agua, iluminación y alcantarillado.

En 1860, el colector principal oriente - poniente, ejecutado en el lecho de la Cañada, es recubierto por el trazado de la actual avenida Alameda Libertador Bernardo O'Higgins.  Sin embargo, el embancamiento de los canales del sector norte de Santiago continúa planteando serios problemas, provocando malos olores y dañando los cultivos.

En 1865, se ejecuta en parte un trazado de cintura de la capital y también la avenida del Cementerio.  La primera línea ferroviaria entre en operación el mismo año.

Santiago   entre  1870 - 1920, LA CIUDAD REPUBLICANA PREINDUSTRIAL

La obra del intendente Benjamín Vicuña Mackenna

La organización institucional del país, el crecimiento económico gracias a las minas de plata y de salitre, los inicios de la industrialización, así como la gestión y la planificación de la ciudad hacen que este período republicano preindustrial sea el más interesante de su historia.  Santiago adquiere, además des su calidad de lugar de intercambio y de centro político y administrativo, un rol productor; su destino de ciudad principal al interior del sistema urbano se consolida.  La superficie de la ciudad es entonces aproximadamente la misma que la que tiene hoy la comuna de la ciudad de Santiago.

El desarrollo de la ciudad se potencia gracias a un gobierno central activo que rige su planificación y su modernización.  En 1872, Benjamín Vicuña Mackenna, intendente de Santiago (1872 - 1875), presenta "un plan de transformación de Santiago", que encarna esta preocupación por el futuro de la ciudad y origina el auge más espectacular de toda su historia.  La organización urbana, la construcción de edificios públicos y la arquitectura muestran la riqueza material e intelectual de la época.

A fines del siglo XIX a comienzos del siglo XX Santiago conoce uno de los más altos niveles de urbanidad de toda su historia: legibilidad, interacción, coherencia de la estructura urbana, buen servicio de transporte público, tranvías tirados por caballos, parques, sistema de alumbrado público con gas.

Según el censo de 1895, la población de Santiago es de más de 300.000 habitantes.  En 1875, es de 129.807 habitantes y en 1890, alcanza la cifra de 256.403 habitantes y la superficie urbana es de 3.766 hectáreas.

El espacio público, espacio de urbanidad

La importancia del espacio  público como espacio social complementario al hábitat llega a ser fundamental a fines del siglo XIX.  En 1870, Vicuña Mackenna describe así el rol público de la calle: “no hay nada que interese más al hombre después de la casa donde pasa un tercio de su vida, que la calle donde pasa dos tercios de la vida, calle arriba, calle abajo, callejeando”.

La idea de la casa, el rito del callejeo, son todas partes de un mismo concepto de vida urbana: “ la urbanidad” de la ciudad.  Santiago cuenta entonces con grandes parques, según los principios del paisaje a la francesa o a la inglesa que se unen a la antigua casa colonial.  El Parque Cousiño, con sus paseos, lagunas y pabellones, el cerro Santa Lucía, transformado en jardín con su terraza y su puerta monumental, el parque de la Quinta Normal de Agricultura.

El embellecimiento  de la Alameda la transforma en un paseo lleno de árboles, adornado con estatuas y un nuevo mobiliario urbano, rodeado por los nuevos palacios.

Se emprende la pavimentación sistemática de las calles de la ciudad empleando adoquines de madera o granito, alquitrán, asfalto o piedras.  Más tarde, en 1900, los terrenos generados por la canalización del Mapocho son transformados, por iniciativa del intendente Enrique Cousiño, en una gran área verde:  el Parque Forestal, conforme  al proyecto del paisajista francés Georges Dubois.

Los nuevos trazados

El plan de transformación de Santiago de 1872 incluye el trazado del cordón de cintura conformado por las avenidas Matucana, Exposición, Blanco Encalada, Matta, Benjamín Vicuña Mackenna y Mapocho y la realización de 18 nuevas plazas.  La avenida Alameda Libertador Bernardo O’Higgins adquiere definitivamente su estatus de trazado estructurante de la ciudad, conservando su condición de paseo elegante.  Ahí desembocan diversas nuevas avenidas norte – sur que permiten desarrollar barrios residenciales alrededor del Club Hípico y del Parque Cousiño.

En 1892 la municipalidad adopta un nuevo plan de transformación de Santiago que completa el dispositivo y prevé la apertura de vías de acceso a la ciudad, así como el ensanche de las calles del centro al 15 y 20 metros.

Las infraestructuras de transporte moderno y las redes

Hacia 1875, los ferrocarriles ya funcionan, las calles principales están pavimentadas y existe un buen servicio de transporte público en base a carros de sangre.  Santiago dispone de 1.107 vehículos particulares y 572 coches de arriendo.

Además, 45.000 personas utilizan la red ferroviaria urbana todos los días.  El plano de Ansart, realizado en 1875, pone en evidencia esta red vial y de transportes.  La ciudad cuenta con alumbrado público a gas.

La arquitectura privada y los grandes equipamientos

La arquitectura privada, la construcción de edificios públicos y la organización urbana revelan la riqueza material e intelectual de la época.  Se destacan los palacios Errázuriz, Meiggs, Pereira, Edwards, Toro – Mazote, Subercaseaux y otros que son hoy en día el Club Español, el Club Militar, la antigua nunciatura y la embajada de Brasil; se construyen  grandes equipamientos culturales y administrativos como la Biblioteca Nacional y la Universidad de Chile en la avenida Alameda Libertador Bernardo O’Higgins, el Museo de Bellas Artes, el Palacio de las Exposiciones, el Museo de Historia, el Teatro Municipal, el Palacio del Congreso, los Tribunales de Justicia y la Escuela Militar.  Se utilizan nuevas técnicas de construcción:  albañilería reforzada con acero, piedra y cemento armado.

 Santiago entre  1920 – 1960,  La  ciudad Moderna

En los tres primeros siglos de existencia de la ciudad, el centro se mantiene como un elemento unitario reducido que agrupa la Plaza Mayor, la catedral, los portales comerciales y el cabildo.  En el siglo XIX aparecen los edificios; el lugar de atracción es la Alameda de las Delicias, paseo y avenida principal en el sentido oriente – poniente.

Antes de los años veinte la extensión de la ciudad y su organización están al centro de los debates.  Estos debates, ilustrados por los planos de Carvajal y Coxhead, la Sociedad de Arquitectos de Chile y la Dirección de Obras Municipales, están destinados a administrar y controlar el crecimiento urbano:  proponen grandes avenidas en diagonal, circuitos de circunvalación (plano Coxhead de 1912) o un plano geométrico perfecto (plano de la Sociedad de Arquitectos de Chile de 1911)

En el curso del siglo XX, el centro, la ciudad original del siglo XVI, se consolida y se densifica.  Se transforma en sector de comercio, servicios y negocios.  A partir de 1900, una red de tranvías eléctricos lo conecta con los barrios residenciales.  La comuna de Santiago pierde entonces gradualmente su rol de lugar de residencia de las capas sociales elevadas.  La nueva extensión de la aglomeración de Santiago refleja la estratificación social:  las capas acomodadas abandonan los barrios residenciales del centro por el oriente (Ñuñoa al suroriente y Providencia al oriente), donde las densidades y el estilo de vida siguen los modelos de urbanización anglosajones.  En estos nuevos barrios, alejados del centro de negocios y de los servicios, se crean ciudades – jardín equipadas con clubes deportivos y parques, tales como el Parque Bustamante y el Parque Japonés.  Se desarrollan al sur, al poniente y al norte sectores con funciones especializadas.  A partir  de 1935, el gran eje oriente – poniente constituido por la avenida Alameda Libertador Bernardo O’Higgins se convierte en el trazado principal de circulación vehicular para los transportes colectivos a bencina.  En esta época Santiago y sus barrios periféricos cubren una superficie de 11.348 hectáreas.

La extensión presenta una estructura globalmente radioconcéntrica, pero procede por yuxtaposiciones.  La situación internacional y nacional de aguda crisis social, política y económica y el impacto de dos guerras en Europa congelan las ventas de salitre entre 1914 y el fin de la Segunda Guerra Mundial y reducen la inversión pública en la ciudad.  Al término de este período, frente al fuerte crecimiento de la aglomeración, las infraestructuras de transporte son insuficientes a pesar de que el alcantarillado y la red de energía eléctrica están instalados.

En 1952, Santiago cuenta con 1.352.400 habitantes y la superficie de la aglomeración es de 15.000 hectáreas.

La Ciudad Moderna De Karl Brünner

El término de “ciudad moderna” fue utilizado por el urbanista vienés Karl Brünner, contratado en 1927 por el gobierno de Chile para realizar los estudios del Plan Regulador del Centro de Santiago.

En 1932 Karl Brünner presenta un reglamento que refuerza el rol institucional, administrativo, comercial y bancario del Centro, regulando la implantación de lo construido, la repartición de las funciones y la densidad de ocupación del terreno.  El plan propone, además, la extensión del centro administrativo, el Barrio Cívico, que será realizado al sur del Palacio de la Moneda, a lo largo de una avenida Monumental y de nuevas penetraciones en diagonal que no llegarán a materializarse.

Entre 1945 y 1955, por los efectos de la ordenanza derivada del plan de Karl Brünner, aumenta la densificación en la comuna de Santiago.  La construcción de edificios de 10 ó 12 pisos, cines, salas de espectáculos, grandes tiendas y la instalación de numerosos pasajes y galerías comerciales en el interior de las manzanas contribuyen a que se multipliquen por diez los coeficientes de constructibilidad y los porcentajes de ocupación del suelo.

Santiago entre   1960 – 2000, LA CIUDAD CONTEMPORÁNEA

La principal característica de este período es la diversidad de modelos de organización urbana presentes en las extensiones de la ciudad hacia el oriente, hasta los primeros faldeos de los Andes, el norte, el sur o el poniente.  La actual comuna de Santiago aparece como el centro geográfico de la aglomeración.  En 1961 se adopta un esquema director intercomunal para el área metropolitana denominado “Plan Regulador Intercomunal”.

1961 – 1994, el Plan Regulador Intercomunal el Plan Regulador Intercomunal de Santiago (PRIS) se mantiene vigente hasta 1994.  Este Plan presente un modelo de desarrollo  urbano radiocéntrico, estructurado en función de los corredores de transporte, los centros funcionales jerarquizados, las zonas industriales y las reservas forestales.  Algunas de sus disposiciones han sido ejecutadas:  la relocalización de las industrias en el área norte, la realización parcial de la red del metro y el anillo periférico, la avenida Américo Vespucio.

En 1967, la dirección de Planificación  y Desarrollo Urbano del Ministerio de Vivienda y Urbanismo lanza la “hipótesis policéntrica”.  En 1968, la Corporación  de Mejoramiento Urbano presenta, en un esquema radicéntrico, un eje de desarrollo industrial norte – sur.  Estos proyectos se realizan sólo en forma parcial.

Al mismo tiempo, las urbanizaciones periféricas se desarrollan de manera muy heterogénea, sometidas únicamente al control de las direcciones de Obras Municipales de las 34 municipalidades, que en su gran mayoría no poseen un Plan Regulador Comunal:  la fuerte expansión de la ciudad  hacia el oriente se debe al trazado vial y  a la construcción de la línea 1 del metro de Santiago, inaugurada en 1975.

La morfología y la localización de las centralidades en el área metropolitana no siguen las directivas del PRIS.  Las grandes avenidas, las carreteras urbanas y el metro unen hoy día centros compuestos de edificaciones en altura (Santa María – Sheraton, rotonda Vitacura, plaza Irene Frei, rotonda Kennedy).

Estas grandes avenidas forman los límites de sectores urbanizados residenciales más homogéneos, con densidades más o menos fuertes.

En 1965, la superficie del área metropolitana de Santiago es de 25.864 hectáreas.  Posteriormente pasa a 30.000 hectáreas, hasta llegar hoy a unas 60.000 hectáreas, con una estructura consolidada por el Plan Regulador Metropolitano de 1994.  En la actualidad la aglomeración de Santiago tiene 5 millones de habitantes aproximadamente.

GENERALIDADES de las COMUNAS DE SANTIAGO - volver -

La concentración de actividades políticas, culturales, económicas y financieras de la más alta jerarquía nacional que se localizan en la comuna de Santiago, hacen de esta comuna el centro neurálgico de la capital y del país. Podemos apreciar, cuando analizamos el patrimonio físico construido en la comuna que a comienzos de la década del 90, por ejemplo alcanzaba a un total de 17 millones de mtr2, representando un 15 % de un total de 115 millones construidos en las 34 comunas de la Región Metropolitana, lo anterior aún cuando físicamente la comuna de Santiago cubre solo el 4 % del total de la superficie de la Región.

Desde el punto de vista del territorio edificado, en este mismo período la ciudad tenía 43,3 millones de mtr2 edificados los que se encontraban destinados a usos no residenciales, de los cuales 11,3 millones se encontraban ubicados en la comuna de Santiago, es decir mas de una cuarta parte de toda la superficie destinada a funciones de producción de bienes y servicios del Gran Santiago.

Al analizar la composición de las actividades a que se destinaba esta edificación, se puede apreciar que en Santiago se encontraba el 57 % del stock de mtr2 edificados, destinados a servicios; el 25 % de los mtrs2 edificados destinados Salud; el 21 % de los mtrs2 edificados destinados a educación y el 19 % de la superficie destinada a Industria. En todos y cada uno de estos rubros, se trata de la mayor concentración a escala comunal que se da al comparar con las 34 comunas del Gran Santiago. En materia de edificación destinada a uso residencial, no es menor pensar que el 8,2 % existente en la Región se encuentra en la comuna de Santiago, representando la más alta concentración comunal de espacio residencial, si se compara con la restantes 34 comunas del Gran Santiago. Le siguen Providencia con el 7,2 % y Las Condes con un 5,8%

Al reflexionar sobre la concentración de actividades, se puede apreciar que la concentración del patrimonio construido que se da en Santiago, no se da en ninguna otra parte del país, encontrando una situación similar a lo que ocurre con la concentración productiva, económica, financiera, comercial, cultural, educacional, política, etc. Se trata entonces de una masa física funcional que ejerce una atracción que trasciende a los límites urbanos del Área Metropolitana.

Lo anterior es la causa de que con diferentes propósitos y utilizando prácticamente todo tipo de medio de transporte, confluyen diariamente al centro de Santiago, algo menos de dos millones de personas de todos los niveles socioeconómicos, quienes son atraídos por la extraordinaria diversidad que caracteriza al centro, o simplemente por acudir a un lugar de trabajo, de esta forma, estas personas le dan vida en forma casi ininterrumpida durante todo el día.
Esta situación ha provocado que la competencia por estar en un espacio tan especial, haya estimulado niveles de precios de los terrenos, que sin duda son uno de los mas altos del país

La condición de centro del gobierno, la cultura el comercio y los negocios, se define en función de su rol respecto del Área Metropolitana y su condición de ciudad capital. Se debe considerar por ejemplo que el Gobierno central ocupa un poco menos de un millón de mtrs2 en el centro de la ciudad, que del total de los créditos concedidos por el sistema bancario en el país el 75 % se conceden en la Región Metropolitana y más aún un 56 % de los créditos concedidos en el país se otorga en la comuna de Santiago. Otro ejemplo de la jerarquía metropolitana y nacional de la comuna de Santiago es la concentración de educación superior, ya que un 50 % de la matrícula se localiza en la Región Metropolitana y de ésta un 44 % se localiza en la comuna de Santiago. De esta forma se da la concentración de vida intelectual y de oferta cultural más alta del país

Desde el punto de vista de nuestra relación con el exterior, constituye esta ciudad una puerta al mundo, si consideramos que el 35 % de todos los extranjeros que ingresan al país, lo hicen por el aeropuerto de Pudahuel y que en la comuna concentra casi un 50 % de la capacidad hotelera del Área Metropolitana de Santiago en hoteles de 4 y 5 estrellas
De acuerdo a lo anterior podemos ver que el destino del centro de la comuna, está fuertemente condicionado por fenómenos de vasto alcance que trascienden con creces una cuestión meramente local de escala comunal. Esto a su vez se puede analizar a la inversa dado que el buen funcionamiento del centro tiene innumerables consecuencias sobre el espacio metropolitano, la vida de la nación y los vínculos con el resto del mundo, en otras palabras el destino del centro es una cuestión de interés nacional.

No se puede dejar de analizar un concepto que tiene una gran relevancia a la hora de hacer un análisis sobre la ciudad, esto es la dinámica demográfica y económica, que se desarrolla sobre el territorio y que definitivamente condicionan el desarrollo de las ciudades.

El Área Metropolitana de Santiago ha tenido históricamente una fuerte dinámica demográfica y un alto nivel de actividad económica. En 1992 la concentración de población alcanzó a un 42 % de la población urbana del país, con el censo del2002 se tendrá información actualizada de lo que sucede en estosdías.aun cuando se sabe será a una tasa menor, ya que las tasas de crecimiento demográfico han disminuido, llegando en la actualidad a ser 1,5 % en la Región Metropolitana. Esto es menor a lo ocurrido en la década pasada debido principalmente al crecimiento vegetativo, puesto que la llegada de inmigrantes es menor.
En el ámbito económico la situación es diferente, debido a que en la última década, la Región Metropolitana alcanzó una tasa de crecimiento del 8,6 %. Así la concentración de la actividad económica del país se localiza casi en un 80 % en el Área Metropolitana de Santiago. De esta forma se puede decir que el mayor crecimiento sobre la ciudad en la Región Metropolitana, respecto del país alcanzó a un 47,2 % del PIB, todo lo cual se origina en el crecimiento de la actividad económica que estimula la demanda de los sectores productivos de la ciudad, generándose a su vez un aumento de los ingresos de los hogares. Dado lo anterior se podría decir que en la actualidad la presión demográfica no constituye el motor que impulsa el desarrollo de la ciudad.

Por otra parte es importante analizar el hecho de que en términos territoriales, la Región Metropolitana ha crecido en forma no planificada manifestándose una pérdida de población residente en los espacios centrales. En la década de los 60 esta pérdida de población afectó a la comuna de Santiago y otras dos comunas, sin embargo en la década de los 80 afecta a comunas como Independencia, P Aguirre Cerda, Quinta Normal, San Joaquín, San Miguel, Estación Central, Providencia, Conchalí y La Cisterna

Lo anterior según expertos es una consecuencia de la pérdida de calidad de vida en los espacios centrales de la ciudad, lo que fue expulsando a la población hacia alternativas suburbanas.

Como consecuencia de lo anterior, se va desarrollando un esquema de subcentros de servicios que se consolida en la medida que se dificulta la accesibilidad al centro, se hace más difícil estacionar los vehículos particulares y se van deteriorando las condiciones ambientales, aumentando la contaminación (de ruidos y del aire) y la inseguridad.

Lo anterior tiene un efecto directo en la actividad de la ciudad, de tal manera que las oficinas de muchas empresas se desplazan hacia el oriente de la ciudad en busca de una mayor accesibilidad para las planas gerenciales que viven en ese sector de la ciudad, pero estimulados también por la localización de edificios que permiten realzar una imagen corporativa en espacios urbanos con un mayor prestigio social.

TOPOGRAFÍA DE LAS COMUNAS DE SANTIAGO - volver -

La comuna de Santiago se encuentra emplazada en la cuenca de Santiago, la que está conformada por dos unidades claramente diferenciadas: El Piedemonte y la Depresión Intermedia.

El Piedemonte es un plano inclinado que va en dirección Este - Noroeste (E-NW) desde el sector cordillerano. Esta zona ha estado sujeta a una moderada intervención del hombre, aunque en el último tiempo ha ido penetrando su acción con mayor consolidación, lo que a su vez potencia el riesgo para el hábitat humano.

La Depresión intermedia corresponde a una terraza aluvial (espacio de terreno formado por material de suelo desplazado por efecto del escurrimiento de aguas provenientes principalmente de glaciares) de orientación predominante N-W, que alcanza una inclinación total de 1%. Este relieve ha sido suavizado por una fuerte intervención humana en la construcción de hábitat urbanos, lo que ha alterado sus pendientes originales, aumentando la impermeabilización de los suelos, produciendo una constante pérdida de la cubierta vegetal y aumento de los escurrimientos superficiales.

Las pendientes en el sector donde se emplaza la comuna de Santiago, fluctúan entre el 1% y 1.2%, lo que significa un bajo potencial de riesgo en materia de escurrimientos de aguas y material detritico (material originado por la descomposición de roca). En este sentido la comuna de Santiago se transforma en una unidad relativamente segura a la transición de procesos erosivos, por lo que cualquier riesgo del tipo geofísico (terremotos aluviones), tiene un bajo impacto.

La Comuna de Santiago tiene una superficie de 2.597 hectáreas, lo que representa el 3.22% del total de la superficie del Gran Santiago, y se encuentra a una altura media de 570 metros sobre el nivel del mar.

HIDROGRAFÍA DE LAS COMUNAS DE SANTIAGO - volver -

La comuna de Santiago, contiene en sus flujos superficiales recursos provenientes de cuencas mayores pertenecientes a la región Metropolitana y donde los recursos superficiales están formados por el río Maipo y sus tributarios, entre los cuales se incluye el río Mapocho, cuya cuenca andina es independiente, y donde el principal sistema colector de agua superficiales es la cuenca del Maipo, cuya vertiente de captación coincide por el este con el limite de Argentina, drena una superficie de 15.000 kilómetros cuadrados, y su cause principal presenta un recorrido de 250 kilómetros desde su nacimiento hasta las laderas del volcán Maipo hasta su desembocadura en el Océano Pacífico.

La hoya del río Maipo tiene una extensión de 15.380 kilómetros cuadrados, se origina al pie occidental del volcán del mismo nombre. Este rio tiene un régimen de alimentación mixta, presentando dos crecidas anuales, en invierno por precipitaciones y otra en primavera por deshielos cordilleranos, su escurrimiento posee un caudal medio anual de 92,3 m3/seg.

El río Maipo recibe en la cordillera recibe tres grandes tributarios, ellos son los ríos Volcán, Colorado y Yeso. En la cuenca de Santiago recibe por el norte el río Mapocho, su principal afluente; este río drena la parte norte de la cuenca que atraviesa la ciudad de Santiago. En el curso inferior sus tributarios son el estero Puangue, de origen cordillerano costero y régimen pluvial, por lo que su aporte de aguas lo produce en invierno.

En el curso medio del río Maipo recibe los ríos Clarillo y Angostura, el primero de ellos desagua una hoyada lateral en donde se encuentra el embalse Pirque.
En el curso superior caen al Maipo otros esteros de escaso caudal como son Popeta, El Sauce y San Juan y finalmente el río Maipo tras un recorrido de 250 kilómetros desembocan en Llolleo inmediatamente al sur del puerto de San Antonio (región de Valparaíso).

La cuenca del Maipo presenta una alta concentración de habitantes y concentra diversas industrias, esto a llevado a diversos problemas, entre ellos, problemas de contaminación, problemas de crecidas, además es necesario destacar que el río Maipo atiende alrededor de el 70% de la demanda actual de agua potable y cerca de un 90% de las demandas de regadío, otro aprovechamiento intensivo es el hidroeléctrico .
En términos locales, de acuerdo a la red hidrográfica que cruza Santiago, podemos decir que se compone de tres emisarios de diferente categoría:

• Rio Mapocho: ubicado en el límite norte de la comuna con un metraje lineal de 4.2 kms., su principal función corresponde a la descarga de aguas de deshielo y servidas del sistema Santiago Oriente.
• Canal Zanjon de la Aguada: tangente al límite sur de la comuna, barre 4.6 kms. lineales, posee un sistema para la descarga de aguas lluvias y servidas.
• Canal San Miguel: canal de regadío abovedado de 4.4 kms. de largo, que carga directamente desde el canal San Carlos y cruza la comuna por el eje de la Avda. 10 de Julio y su continuación por Av. Blanco Encalada, para descargar en Abate Molina con conexiones al sistema de regadío poniente. Su principal función es el riego de parte del Parque O´Higgins y de la alimentación de regadores pertenecientes al Club Hípico de Santiago.

CLIMA EN LAS COMUNAS DE SANTIAGO - volver -

La comuna de Santiago, al igual que todas las comunas de la Región Metropolitana presenta un clima mediterráneo con una estación cálida y seca prolongada (verano), e inviernos moderados desde el punto de vista de las precipitaciones y las temperaturas.

Debido a la condición cordillerana de la región, es posible encontrar variaciones en la temperatura a medida que se asciende hacia la cordillera, con variaciones en la atmósfera propias de la altura, produciendo inestabilidad que alcanza hasta los segmentos precordilleranos en las épocas cálidas.

Las precipitaciones se concentran durante los meses de mayo a agosto, con un rango de 200 y 480 mlm de agua al año. En las zonas de altura las precipitaciones son de tipo nival, acumulándose hasta su escurrimiento durante el periodo cálido (octubre - marzo).

Por otra parte, se ha detectado la presencia de un microclima local altamente influido por las características del relieve urbano comunal y la dinámica de interrupción de los vientos. Esto provoca un desplazamiento diurno de dirección sureste-oeste, la que se invierte en las noches haciendo descender por los cajones cordilleranos masas más frías que disminuyen las temperaturas nocturnas y matinales.

Los rasgos característicos del clima de la comuna de Santiago la define como de clima templado cálido con lluvias invernales y estación seca prolongada (7 a 8 mese de sequedad) de índice Csb1, según la clasificación de Köeppen. Este clima comprende toda el área del país situada por debajo de los 1.500 mts. De altitud entre los 31° y los 35° de latitud sur.

Esta zona posee un ambiente térmico moderado, siendo su temperatura media aproximadamente 14.5°C, con una media de verano de 20.4°C y una media invernal de 8.7°C (Falcon, Castillo, Valenzuela,. 1970). Los valores de las temperaturas se ven afectadas por un cierto grado de continentalidad por el efecto de biombo climático de la Cordillera de la Costa que se opone a la propagación de la influencia del mar, situación que se aprecia en las oscilaciones térmicas anuales y diarias: en Santiago por ejemplo, éstos alcanzan a 12.6°C y 15°C.

 

   

COMUNAS DE SANTIAGO:

Comunas de Santiago: Cerrillos

Comunas de Santiago: Cerro Navia
Comunas de Santiago: Pudahuel
Comunas de Santiago: Conchalí
Comunas de Santiago: El Bosque
Comunas de Santiago: Estación Central
Comunas de Santiago: Huechuraba
Comunas de Santiago: Independencia
Comunas de Santiago: La Cisterna
Comunas de Santiago: La Florida
Comunas de Santiago: La Granja
Comunas de Santiago: La Pintana
Comunas de Santiago: La Reina
Comunas de Santiago: Las Condes
Comunas de Santiago: Lo Barnechea
Comunas de Santiago: Lo Espejo
Comunas de Santiago: Lo Prado
Comunas de Santiago: Macul
Comunas de Santiago: Maipú
Comunas de Santiago: Ñuñoa
Comunas de Santiago: Padre Hurtado
Comunas de Santiago: Pedro Aguirre Cerda
Comunas de Santiago: Peñalolén
Comunas de Santiago: Pirque
Comunas de Santiago: Providencia
Comunas de Santiago: Pudahuel
Comunas de Santiago: Puente Alto
Comunas de Santiago: Quilicura
Comunas de Santiago: Quinta Normal
Comunas de Santiago: Recoleta
Comunas de Santiago: Renca
Comunas de Santiago: San Bernardo
Comunas de Santiago: San Joaquín
Comunas de Santiago: San José de Maipo
Comunas de Santiago: San Miguel
Comunas de Santiago: San Ramón
Comunas de Santiago: Santiago
Comunas de Santiago: Vitacura

COMUNAS DE SANTIAGO: CASA DE LA MONEDA

COMUNAS DE SANTIAGO - CASA DE GOBIERNO

COMUNAS DE SANTIAGO: TEATRO MUNICIPAL

COMUNAS DE SANTIAGO - TEATRO MUNICIPAL

COMUNAS DE SANTIAGO - MAPA (Clic sobre el Mapa)

COMUNAS DE SANTIAGO -MAPA CHICO

 

    - volver -

 

 

 

 

 

 

 

MAPA DE LAS COMUNAS DE SANTIAGO DE CHILE - volver -

La comuna de Santiago está ubicada al centro de la macroregión central, limitando con diez comunas de la Región Metropolitana; al norte con las comunas de Renca, Independencia y Recoleta; al Oriente con las comunas de Ñuñoa y Providencia; al sur con Pedro Aguirre Cerda, San Miguel, San Joaquin y al poniente con Quinta Normal y Estación Central.

   
COMUNAS DE SANTIAGO: MAPA COMPLETO

 - volver -